En la foto: Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, (el presidente que nunca fue y el presidente electo por el hartazgo de los mexicanos), en un amigable saludo que confirma lo que se repitió hasta el cansancio: el pacto secreto entre EPN y AMLO para conseguir la impunidad del más corrupto de los presidentes mexicanos, el de la peor inseguridad de la historia del país y el vendedor del petróleo mexicano, uno de los mayores yacimientos del mundo. Pero a pesar del invaluable daño que Peña Nieto le hizo a México, ya los feligreses de la nueva religión política: el amloísmo, lo quieren poner en el altar como el presidente demócrata, o porque no pudo hacerle fraude, o porque lo ayudó
a ganar, en lugar de enjuiciarlo y llevarlo a la cárcel por todos los latrocinios que se cometieron durante su sexenio.

El rey ha muerto, ¡viva el rey! ¡Pobre México!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here