Sierra de La Paila

0
139
Sierra de La Paila

Rufino Rodríguez Garza.
ed. 355, septiembre 2018

En las coordenadas 26-11-67 de latitud y 101-6 de longitud se ubica la sierra de La Paila, misma que abarca partes de los municipios de Ramos Arizpe y General Cepeda, contiene valles y grandes cañadas que seguramente contienen manifestaciones rupestres.
Éstas pueden ser pinturas, morteros, cuevas habitacionales y con suerte algunas tumbas.

De esta serranía se tienen pocos datos, por no decir nada de referencias al arte rupestre, por lo que todo está por descubrirse. Sabemos de algunas pinturas porque en nuestra labor de investigación nosotros mismos las hemos descubierto.

Así por ejemplo tenemos las pinturas denominadas “manitas”, al igual que un tablero de aproximadamente de 15 metros lineales con pinturas; el cual recientemente hemos visitado y que nos hablan de las creencias, las necesidades y donde celebraron ritos propiciatorios los antiguos cazadores-recolectores del semi-desierto mexicano.

En el norte de esta sierra se localiza el ejido Sacrificio, al pie de la Paila, donde confluyen algunos cañones y en tres de ellos hay pinturas. Pero he allí el pero, los ejidatarios malbarataron sus tierras y ahora es todo una odisea conseguir permisos de los nuevos dueños para poder acercarse a explorar y/o recorrer los sitios que se localizaron hace mas de 10 años.

Otro peligro es la extracción de un mineral que se usa en Altos Hornos de México y que tarde o temprano destruirá los pocos vestigios que aún se conservan.

Se encuentra el cañón de la Pedrera, el del Orégano y de otros más por esos rumbos los cuales no recuerdo sus nombres pero que sabemos que tienen pinturas.

El 12 de agosto partimos del campamento al filo de las 7 de la mañana por rumbos diferentes, Ventura hacia el sur-poniente y yo al poniente. Ventura encontró dos sitios nuevos con pinturas y un mortero. Por mi parte regresé a las pinturas para documentarlas, tomando otras fotos, sacando las coordenadas, midiendo y haciendo descripciones de cada uno de los motivos. Como en otros sitios el color rojo es el principal pero en este lugar se notan algunos motivos en amarillo o combinados el rojo y el amarillo o motivos solo en amarillo.

Estas pinturas están en muy mal estado por las inclemencias del tiempo. También por lo frágil de la roca que soporta estas pictografías. Se puede observar, a tres metros del piso, algunos motivos en rojo.

Los motivos en su mayoría son abstractos. Son abundantes los círculos y círculos rellenos, y en algunos casos de perfil rojo y relleno de amarillo.

Líneas verticales, también líneas quebradas horizontales.

Alguna figura en amarillo recuerda el símbolo de orientación, un círculo que enmarca una cruz. En rojo y amarillo una o dos cuadrículas.
El vandalismo humano no existe, solo el desgaste natural. El tablero está muy expuesto y el aire, el sol, el agua o los escurrimientos han hecho su trabajo y acabaron con buena parte de los dibujos.

Caminando unos pasos al poniente, se observan motivos en rojo ininteligibles.

Otros metros mas al poniente, se localizan otras figuras y manchas en rojo.

Viendo con detenimiento se ve lo que parecen tres atlatl’s. Dos de ellos donde el contrapeso es circular, relleno; se ve partes del vástago y en una sola ocasión el maneral u ojillo. Un tercero se parece a los grabados de El Pelillal, donde el contrapeso es en forma de arco. En el caso de El mimbre solo se aprecia el arco y parte del vástago.

Por el grabado de estos atlatl’s, nos podemos dar una idea de la antigüedad del sitio; este artilugio se usó mucho antes de la aparición del arco y la flecha. De los dibujos del sitio, éste es el único naturista y representa una lanza.

El sitio está protegido, primero por lo retirado de las comunidades ejidales y por otra parte por lo cerrado de la maleza. Hay uña-gato, nopales, tasajillosy albardas, que dificultan el caminar. Uno tiene que seguir las huellas o veredas que hacen las vacas o caballos para poder avanzar.
La sierra de La Paila es inmensa y tendrán que realizarse muchos viajes para localizar parajes con vestigios de nuestros antepasados.

El compañero Ventura localizó los nombres de dos de los cañones donde solo recorrimos una pequeña parte. La mayor parte de los cañones son desagües de la mayor altura de ese rumbo que se llama Corazón del Toro, cuya altura sobre el nivel del mar es de 1883 metros.

La incursión de Ventura fue por el cañón Gacho y las pinturas por mi descritas son de Cañada Ancha. Los datos topográficos son de cartas de DETENAL.

Ya alejados del campamento, no nos podíamos explicar como el ganado que por allí pudimos ver, a varios kilómetros de la comunidad mas cercana donde se encuentran papalotes o pozos profundos donde tomaban agua.

La maleza quebradiza es prueba de que en la región han pasado meses sin lluvia.

Las represas o tanques totalmente secos, pero secos desde hace varios meses. En el entorno no apreciamos ninguna flor, tampoco mariposas, ninguna tortuga, solo algunas aves, un gavilán conocido como Cara Cara, género de aves de presa de la familia falconoidae nativas de Norte América, también se le conoce como “quebrantahuesos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here