¡Ya basta!

0
125

por Profesor Evaristo Velasco Álvarez
ed. 357, noviembre 2018

 

Hoy me informan que en tal banco una señora cobró una fuerte cantidad de dinero, y que dos sujetos de inmediato la asaltaron, golpeándola y robándole su bolso y todo lo que había cobrado; luego me dicen que en una farmacia del centro de la ciudad un tipo robó lo que tenían en la caja, y salió caminando sin mayor problema.

Y así como esto, todos los días tenemos alguna noticia de algún acto criminal en mi bella ciudad. ¿Será que de nuevo somos víctimas de los maldosos y que quien es el responsable de mantener el orden y la seguridad en Aguascalientes, no está haciendo su trabajo?

Añoramos todos los ciudadanos los días en que podíamos caminar sin problema por la calle, sin miedo a que algún malviviente se nos cruzara por el camino; esos tiempos en que deambulábamos sin temor a cualquier hora y no nos ocurría ningún problema; en que inclusive estaban las puertas de las casas sin cerraduras y no se robaba nada.

Mi pregunta entonces es: ¿Qué nos está pasando? ¿Cómo podemos librarnos de vivir en la angustia y el desazón? ¿Podremos nuevamente tenerle confianza a la policía? ¿Y nuestros gobernantes, qué hacen para que la paz y la armonía vuelvan a ser una realidad en mi patria?

Viajar por el país y disfrutar de las maravillas que nos ofrece México se ha vuelto muy peligroso, Violaciones, robos, chantajes, asaltos, secuestros, etc., están a la orden del día. Somos presos del temor y de las angustias y todos los días sabemos que a alguien conocido o de la familia le sucedió algún problema.

Insisto, todo es cosa de poner límites y poner a cada quien en su lugar. Muerte a los violadores, secuestradores, chantajistas y demás delincuentes; son individuos que no quieren el progreso de México y están en contra de la armonía; son individuos que han renunciado a la distinción de personas, porque saben que están haciendo cosas malas y que no los están deteniendo.

Muerte inmediata a todos ellos, a los que no necesitamos, a los que no queremos, a los que nos estorban. No los mantengamos en las cárceles, porque ellos no se regenerarán. Mejor acabar con ellos, para ¡Que viva México!

velasco_alvarez@yahoo.com 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here