La dudosa lealtad de Óscar Pimentel

0
329
Óscar Pimentel González.
Sus anteriores conductas lo muestran desconfiable.

Armando Montalvo Olivo.
ed. 358, enero 2018

El retorno a Coahuila del ex presidente municipal de Saltillo, Óscar Pimentel González a unas semanas de que concluya el 2018, se debe a una sola razón, lo hizo por invitación del gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís. Formará parte del equipo del alcalde Manolo Jiménez Salinas para reorientar su camino y luego ser uno de quienes busquen dirigir el gobierno de la capital de esta entidad.

Pimentel González, quien cuenta con 63 años, vivirá otra historia en la política coahuilense. No se descarta que quien lo haya promovido ante el Ejecutivo haya sido el ex gobernador Rogelio Montemayor o por asesores muy cercanos a Rubén Moreira Valdez.

Óscar Pimentel es un inteligente operador político. Quien diga que es un político “viejo” podría equivocarse, porque con seguridad volvió a soñar con despachar en la oficina principal de Palacio Rosa. Pimentel, es recordarlo cuando fue colaborador del político ya fallecido, Fernando Gutiérrez Barrios. Se le reconoce cercanía al grupo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, y a otros políticos que pusieron en picada a este país desde hace años.

Al priista Pimentel González, se le tiene presente porque fue alcalde de la capital de Coahuila en 1999-2002. Recibió la presidencia municipal del panista Manuel López Villarreal. Y se la entregó después a Humberto Moreira Valdés.

Óscar Pimentel manejó la alcaldía saltillense con resultados deficientes. Algunos de sus colaboradores fueron David Aguillón y Rubén Moreira, quien se desempeñó como Secretario del Ayuntamiento y con el paso de los años, ganó la gubernatura.

La historia señala a Pimentel González de ser protegido del ex gobernador Rogelio Montemayor. Hay un episodio presente cuando el político sabinense no lo lanzó como candidato a la alcaldía y prefirió impulsar a Salomón Abedrop López, quien perdió en forma estrepitosa con Manuel López.

Oscar Pimentel, fue el responsable de privatizar el Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento (Simas) concesionando sus servicios públicos a la empresa extranjera Aguas de Barcelona, bajo el supuesto de que la paramunicipal ya era inoperable y el vital líquido se perdía día a día en grandes proporciones. Y para colmo muchos ciudadanos no pagaban el agua. Actualmente los saltillenses pagan el agua a un precio alto, y el desperdicio del líquido ha aumentado.

Mucho se dijo de los viajes de Pimentel y su familia a España cuando fue alcalde. Incluso, sus colaboradores aseguran que se dejó consentir por los dueños de Aguas de Barcelona al grado tal de recibir un departamento en agradecimiento por haber apoyado a la empresa española. Fue una información que llegó a todos los rincones de la ciudad y sobre todo a las columnas de los periódicos.

En 2003, seis regidores y el síndico de vigilancia del PAN, denunciaron al ex alcalde Óscar Pimentel por el delito de Peculado, al señalarlo de haber dispuesto de 167 mil pesos en el año 2000, cuando fue edil y de utilizar el dinero en un viaje que realizó a Nueva York junto con varios amigos, algunos periodistas, y funcionarios de su administración.

El regreso de Pimentel para incorporarse al equipo de Manolo Jiménez tiene interpretaciones diferentes. Una de ellas, es para que el joven alcalde enderece su estrategia, porque sus asesores de imagen y seguridad no lo llevan por el camino correcto.

En el DIF Municipal, Servicios Primarios, Obras Públicas y Transporte Urbano no se refleja el trabajo realizado. Sus mismos funcionarios hacen trascender que el Municipio carece de recursos para realizar edificaciones de todo tipo. Sin embargo la vida social que se dan algunos funcionarios refleja lo contrario.

Óscar Pimentel se hace cargo de la dirección del Instituto Municipal de Planeación (Implan). Su misión prioritaria es ayudar a Manolo Jiménez para que no cometa errores en los próximos tres años. Sabe que se enfrentará a personas que toman decisiones importantes las cuales avala el joven edil las 24 horas del día.

Pimentel atenderá la encomienda laboral al igual que su proyecto personal. Tiene claro que el equipo de colaboradores no es experimentado tanto como él. Con seguridad aprovechara todos los reflectores para proyectarse y estar listo si los escenarios políticos así lo permiten, para colocarse en la lista de quienes aspiren a relevar a Jiménez Salinas.

Sin duda, el factor edad no será un impedimento para Pimentel González en sus aspiraciones políticas futuras. Sabe que se incorpora a una administración municipal importante con el aval del gobernador Riquelme, sin olvidar que los colaboradores directos del mandatario, lo estarán observando en cada uno de sus movimientos.

El alcalde Manolo Jiménez al igual que su principal consejero, su abuelo Luis Horacio Salinas Aguilera, conocen desde ahora las pretensiones futuristas de Óscar Pimentel. Saben que es político y que se acoplara a la administración y manejará su política fortalecerse individualmente. Pero, no están seguros si tendrá una lealtad hacia el grupo político en que lo incluyeron. Eso, lo sabrán con el paso del tiempo.

A pesar de lo que se diga, y el bombo y platillos con que fue recibido, los grupos políticos de la región sureste, y las familias empresariales relacionadas a la política estatal, no ven con buenos ojos el retorno de Óscar Pimentel a la administración pública. Y eso, lo sabe mejor que nadie, el secretario de Gobierno, José María Fraustro Siller.

sores de imagen y seguridad no lo llevan por el camino correcto.
En el DIF Municipal, Servicios Primarios, Obras Públicas y Transporte Urbano no se refleja el trabajo realizado. Sus mismos funcionarios hacen trascender que el Municipio carece de recursos para realizar edificaciones de todo tipo. Sin embargo la vida social que se dan algunos funcionarios refleja lo contrario.

Óscar Pimentel se hace cargo de la dirección del Instituto Municipal de Planeación (Implan). Su misión prioritaria es ayudar a Manolo Jiménez para que no cometa errores en los próximos tres años. Sabe que se enfrentará a personas que toman decisiones importantes las cuales avala el joven edil las 24 horas del día.

Pimentel atenderá la encomienda laboral al igual que su proyecto personal. Tiene claro que el equipo de colaboradores no es experimentado tanto como él. Con seguridad aprovechara todos los reflectores para proyectarse y estar listo si los escenarios políticos así lo permiten, para colocarse en la lista de quienes aspiren a relevar a Jiménez Salinas.

Sin duda, el factor edad no será un impedimento para Pimentel González en sus aspiraciones políticas futuras. Sabe que se incorpora a una administración municipal importante con el aval del gobernador Riquelme, sin olvidar que los colaboradores directos del mandatario, lo estarán observando en cada uno de sus movimientos.

El alcalde Manolo Jiménez al igual que su principal consejero, su abuelo Luis Horacio Salinas Aguilera, conocen desde ahora las pretensiones futuristas de Óscar Pimentel. Saben que es político y que se acoplara a la administración y manejará su política fortalecerse individualmente. Pero, no están seguros si tendrá una lealtad hacia el grupo político en que lo incluyeron. Eso, lo sabrán con el paso del tiempo.

A pesar de lo que se diga, y el bombo y platillos con que fue recibido, los grupos políticos de la región sureste, y las familias empresariales relacionadas a la política estatal, no ven con buenos ojos el retorno de Óscar Pimentel a la administración pública. Y eso, lo sabe mejor que nadie, el secretario de Gobierno, José María Fraustro Siller.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here