La tesis de Ralph el demoledor

0
109

por Luis Eduardo Enciso Canales.
ed. 359, febrero 2019

Hoy en día una gran parte de la crisis por la que pasan las instituciones se deben al descrédito que éstas han ido forjando al paso del tiempo, la religión fue una de las fundadoras de toda una estrategias que está basada primordialmente en la culpa como objeto de control y de manipulación que se arraigó y logró permear a otras esferas de la actividad humana como lo es la política, es el miedo, en este terreno, el que se ha convertido en una arma poderosa para los regímenes, acrecentado en los últimos años por una estrecha sociedad que se ha establecido con los medios de comunicación para lograr que el impacto sea mayor, la culpa va de la mano con el miedo y el miedo es el modelo de retórica más exitoso que subyace en el discurso político, ésta es la razón, en parte, de la polarización que comenzamos a vivir a partir del inicio de un régimen de gobierno distinto a los anteriores, México se divide hoy entre chairos y fifís, tecnócratas y demócratas, socialistas y neoliberales, ricos y pobres, nacionalistas y traidores, mafia del poder y pueblo bueno y sabio.

Ralph el demoledor es un protagonista central dentro de un video juego que converge con otros dos personajes que son claves para entender la estrategia de la manipulación, King Candy y Vanellope von Schweetz, En la película Ralph el demoledor nos muestra a este personaje como alguien excluido de una sociedad en la que no encaja por el simple hecho de ser diferente, es una especie de antihéroe algo sucio y maloliente, pero esto no impide que sea de una gran nobleza y de un corazón bueno, incluso su moral y sentido de lo ético son muy superiores a los criterios de conducta de sus detractores, el trama involucra un manejo de escala de valores que es fácil compartir, una argumentación que bien puede considerarse válida, a la cual subyace el empleo sutil de la retórica del miedo. En ese sentido en el mundo actual, ¿qué significa que algo sea malo? ¿qué ocurre con los grados de maldad? Al aplicar dicho principio a las personas ¿es malo evitar a una persona mala? y ¿qué sentido tiene el imperativo que manda “evitar a las personas malas”? ¿Esa exclusión es buena o mala?

La trama recrea una verdadera comunidad política llamada Sugar Rush en donde existe una población distribuida en clases sociales, hay comunidades de bombones, chocolates, gomitas, paletas, caramelos y competidores, que representa a su respectiva comunidad en particular, una autoridad constituida, el soberano King Candy que en realidad es un usurpador del poder, que incluso, cuenta con un aparato represivo, su policía, encargada de mantener el orden social. Vanellope von Schweetz es el personaje que articula la trama ya que ella es la que buscará competir en una carrera de autos para, sin saberlo, lograr establecer el orden verdadero de la cosas. Vanellope está materialmente imposibilitada para aspirar a competir, pues el registro necesario tiene precio, una moneda de oro de sus triunfos previos, pero ella jamás ha ganado una. El temor involucra siempre aspectos axiológicos: la pérdida de algo que no posee una valoración positiva no puede generar temor.

Vanellope von Schweetz es afectada por toda esta retórica. Los principales mecanismos usados en este ámbito son el etiquetado, la represión social, la exclusión del grupo de competidores, así como de los medios para competir. Estas medidas mantienen en el poder a King Candy, a la vez que han hecho de Vanellope una marginada. Ejemplifica lo que envuelve en la actualidad el discurso político que legitima todo el sistema de represión existente, la razón es muy sencilla en esta historia, King Candy al ser un usurpador del poder quiere detener a toda costa a Vanellope porque en realidad ella es la antigua princesa del juego que fue destronada por Turbo, un envidioso personaje de otro video juego que escapó y llegó a ese mundo para mantenerse actualizado. Con sus habilidades, Turbo reprogramó el juego e hizo que todos olvidaran su pasado y así se ha mantenido en el poder. De hecho, de ganar Vanellope, todo el juego se reiniciaría de manera que todos descubrirían la farsa.

Esta historia no está nada alejada de la realidad de la neo política en un mundo salvaje y globalizado, hay una lucha intestina por el poder que nos ha llevado a bajezas que nos mantienen enfrentados, lo podemos sentir en nuestro país y también fuera como lo que hoy sucede en Venezuela, estas luchas tienen una característica, los personajes más siniestros tienen una urgencia de aparecer como personas de bien que enarbolan los más elevados sentimientos de bondad y solidaridad con los que menos tienen, paradójicamente esta simulación representa el miedo de ser expuestos tal cual son, en ese sentido Ralph se vacuna ante este necesidad y admite su realidad con todo lo que esto implica, es decir una aceptación implícita de lo que él es, se repite a si mismo junto a otros villanos el manifiesto del malvado; soy malo y eso es bueno, yo jamás seré bueno y eso no es malo, no hay nadie quien quiera ser además de mí. No alterar quienes somos en realidad podría ser un buen principio para mejorar nuestras vidas, pero sobre todo, no causaría tanto daño a los demás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here