Herencia del neoliberalismo: corrupción, impunidad y deuda externa

0
223

por Augusto Hugo Peña Delgadillo.

La herencia que nos dejan los gobiernos de FOX, Calderón y Peña Nieto como deuda pública es por demás pavorosa; casi 11 billones (millones de millones) de pesos con pago de intereses y comisiones al año de poco más de 750 mil millones. La friolera de más de dos mil millones diarios de pesos.

Es un hecho que la corrupción y la impunidad son los factores más difíciles de combatir en este sexenio porque no hay ninguna institución en la que no hayan permeado masivamente los actos de corrupción de los altos funcionarios y de los de los niveles de menor cuantía. Lo mismo sucedía en la presidencia de la república como institución, como en la SEGOB, la SCT, la Secretaría de Salud y en todas las demás, salvo el Ejército y la Marina, instituciones en las que seguramente hay corrupción, pero en muchísimo menos nivel que en las demás. Otros organismos como PEMEX, la CFE prácticamente estaban en manos de dirigencias corruptas manejadas, dolosamente, desde la propia presidencia de la república en un contubernio descarado entre los líderes sindicales y los directores impuestos por el presidente de la república. La impunidad discrecionalmente se encargó que las corruptelas prevalecieran en niveles crecientes en los últimos 36 años, el arquitecto de este entramado delictivo y corruptor, reitero, estuvo a cargo de Carlos Salinas, desde el 1º de diciembre de 1982 cuando asumió el cargo de secretario de programación y presupuesto, hasta el 1º de diciembre del 2018 en el que el PRIAN fue derrotado, ya que no hay que olvidar que esa organización delictiva denominada PRIAN fue armada pieza por pieza por Carlos Salinas, máxima autoridad del PRI, que supo engatusar al más conspicuo de los corruptos panistas, me refiero a Diego Fernández de Cevallos, a quien por la razón que ignoro le dicen “El Jefe Diego”, cuando nunca ha sido jefe de nada ni de nadie pero sí se llama diego.

Peña Nieto y Felipe Calderón, contrataron deuda con altos intereses con el propósito de que por abajo del agua, o sea subrepticiamente, los bancos les entregasen a sus partidos, sumas cuantiosas dizque para las campañas electorales.

En otros asuntos cabe mencionar que el nuevo gobierno tiene un enorme reto porque debe hacerle frente a una deuda descomunal de once billones (11 millones de millones de pesos) que le dejaron los tres últimos gobiernos, los más corruptos y más ineptos. 105 mil millones de dólares (Un billón 995 mil millones de pesos) tiene que pagar López Obrador en los próximos doce meses. Muchos especialistas en esta materia suponer que AMLO va a tener que pedir más dinero prestado a los bancos. No creo que sea así, lo que tiene que hacer y hará es documentar de nuevo la deuda con otros bancos en mejores condiciones y con intereses más bajos, porque FOX, Calderón y Peña Nieto, sobre todo Peña Nieto y Felipe Calderón, contrataron deuda con altos intereses con el propósito de que por abajo del agua, o sea subrepticiamente, los bancos les entregasen a sus partidos, sumas cuantiosas dizque para las campañas electorales pero que en la realidad ese dinero se quedaba en manos de corruptos como Peña Nieto y Calderón además de algunos funcionarios de ambos gobiernos.

Un ejemplo de -otra forma- como se roban nuestro dinero es pidiéndole dinero a los bancos con intereses más arriba de los que se hubiesen obtenido en otros bancos nacionales o extranjeros, en el Banco Mundial o en el Banco Interamericano de Desarrollo, de tal suerte que en lugar de pagar un 3% o un 3.2% de intereses al año, se paga hasta un 6% y un 6.6%. La diferencia en 10 billones (millones de millones) al año es de más de 367 mil millones de pesos al año, más de mil millones de pesos diarios de sobreprecio en los intereses. Mil millones de pesos diarios -de dinero del pueblo-. que se roban y se reparten entre políticos y banqueros. Esta es solo otra forma de robar porque hay que estar cierto que la mayoría de los políticos y funcionarios públicos han sido adictos al dinero ajeno, cada día más desde la llegada de Carlos Salinas en 1982 hasta el último día de gobierno de Enrique Peña Nieto.

El actual gobierno tiene que usar como eje central de las finanzas, no solo la austeridad sino también la inteligencia financiera para encontrar todos los recovecos posibles o existentes para ir aminorando la deuda y el costo financiero de la misma. Este año más de 750 mil millones de pesos serán erogados solo por el rubro de los intereses, esto es -otra vez- más de 2 mil millones de pesos diarios, los cuales no deberían ser más de 900 millones de pesos diarios de intereses, recargos y comisiones. Hay bancos Internacionales -el Banco Mundial entre ellos- dispuestos a prestarle a México la suma total de lo que el gobierno federal y los de los estados y municipios deben, y esto no se ha hecho posible debido a la colusión de los banqueros con los políticos, particularmente los últimos tres secretarios de Hacienda y los dos últimos presidentes de la república, y el Banco INTERACCIONES de la familia Hank Rhon que dirige Carlos Hank González, hijo de Carlos Hank Rhon; por supuesto que también BANCOMER y BANAMEX en menor grado, mantienen tratos corruptos para cobrar mayores intereses y poder repartírselos con funcionarios públicos y la clase política a su gusto y conveniencia. Este es el mayor reto que tiene que afrontar AMLO. O, ¿usted qué opina, apreciable lector?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here