Los problemas heredados a Riquelme

0
391

por José Guadalupe Robledo Guerrero.
ed. 356, octubre 2018

En Coahuila es un secreto a voces el sinúmero de graves problemas que Rubén Moreira le dejó a su sucesor, pero también es ampliamente conocido que el ex gobernador no se resigna a ser uno más de los 500 diputados federales, por eso insiste en querer seguir gobernando a Coahuila.

También hay que decir que muchos de los problemas que Rubén le heredó a Riquelme son herencia de su hermano Humberto, tal es el caso de la enorme deuda estatal, a la que Rubén nada le abonó al capital, a pesar de que la renegoció en dos ocasiones y sólo pagó los intereses a los agiotistas de los bancos. La deuda de Coahuila es hoy la misma que dejó Humberto Moreira.

Por esa razón, el gobierno de Coahuila está incapacitado para hacer obras y no tiene dinero para resolver los urgentes problemas que creó el moreirismo y los moreiristas durante 12 años de saqueo indiscriminado y sin control. Los impunes saqueadores no respetaron los partidas de las universidades, tampoco las pensiones de los trabajadores de la educación pública, que son dos de los graves problemas que está enfrentando el gobierno de Riquelme.

Y si a estos graves problemas le agregamos la presión que ejercen en la toma de las decisiones estatales los ex gobernadores (a quienes se les sigue pagando su generoso sueldo) para conservar sus cotos de poder y continuar haciendo negocios, la situación para Riquelme Solís se muestra difícil, con el agravante de que su partido ya no estará en la presidencia de la república los próximos seis años, y fue lanzado al quinto lugar de las fuerzas partidistas; además estamos en el umbral de iniciar un nuevo gobierno con nuevas reglas, nuevos funcionarios y mucha incertidumbre.

Rogelio Montemayor presiona con el fracking para hacer dinero extrayendo el gas de lutita, se dice que Rubén Moreira está metido en ese negocio, por lo tanto no deja de presionar. Enrique Martínez y los empresarios afines a él han continuado presionando, ayudados por el secreta- rio de Gobierno, quien a su vez se apoya en el secretario de Finanzas del gobierno estatal. El mediocre Eliseo Mendoza tampoco canta mal las ranchera, demanda más privilegios y canonjías.

Ante este adverso escenario creado por los ex mandatarios, lo mejor para el gobernador Riquelme es alejarse de las presiones y de las estrategias transexenales de los otros que ya mal gobernaron Coahuila en medio de la corrupción…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here